La quinoa o quinua semilla que también se conoce como pseudocereal y súper alimento, es originaria de los andes peruanos y bolivianos.

Entre sus beneficios encontramos que tiene un excelente equilibrio entre proteínas, grasas y carbohidratos, es rica en aminoácidos esenciales, contiene magnesio, potasio, calcio, fósforo, hierro, zinc, y vitaminas B y E. Y por si fuera poco, es alta en fibra (15 grs x cada 100 grs) y baja en grasa.

También es apta para celíacos y se suele también consumir mucho en dietas veganas y vegetarianas. Es muy versátil y su sabor neutro nos da mucho juego a la hora de incorporarla en nuestras recetas.

Desde que se ha puesto de moda se consigue en muchos supermercados, en algunos casos con un precio muy muy por encima del que normalmente tiene. Yo la suelo comprar en tiendas de granel y me gusta mucho ir siempre a Verde Granel en el Mercado Maravillas, el precio está sobre los 7€ el kilo y tienen quinoa blanca, roja y negra.

Cuando no puedo ir al Mercado compro la Quinoa del Mercadona, viene en un paquete de 500 grs y la última vez que fui costaba 2,79€ el medio kilo. No hay porque pagar más.

Si siguen CookingKa desde hace tiempo, habrán visto que suelo jugar con la quinoa en muchas recetas y en ocasiones comento como prepararla.

Para inaugurar nuestra sección de básicos, les dejaré los pasos para su preparación y así lo tendrán a mano siempre que lo necesiten.

Lo primero es lavar bien la quinoa para eliminar cualquier rastro de saponina porque es tóxica. Yo suelo poner la quinoa en un colador bajo el chorro de agua mientras voy removiendo hasta que el agua salga más clara y no haya espuma.

Al llevarla al fuego recomiendan cocer la quinoa en tres partes de líquido, pero yo prefiero utilizar menos líquido. Así que lo segundo será llevar nuestra quinoa ya lavada a fuego medio alto, con dos partes y media del caldo de su preferencia. Prefiero utilizar caldo antes que agua para darle más sabor.

En unos 15 – 20 minutos tendremos la quinoa ya cocida y nuestro caldo se habrá secado. ¿Cómo sabremos que ya está? Porque veremos que el grano estará más claro y con cierta transparencia, se habrá abierto un poco y se marca un reborde más blanco en cada granito.

Tapamos y dejamos que repose y se temple un poco antes de mezclarla con lo que vayamos a utilizar.

Podemos guardarla tapada en la nevera por varios días. Yo suelo hacer una taza mediana para que sobre un poco, así siempre tengo algo de quinoa para completar cualquier comida o cena en casa.

Posibilidades, muchas…aquí les dejo una foto del Tabule de Quinoa que a veces hago en casa. Puede perfectamente acompañar cualquier comida, ser la base de cualquier ensalada o bol, o sustituir a la avena en los desayunos…solo hay que imaginarlo, y probarlo!

Imágenes:
Quinoa: Pixabay.
Tabule de Quinoa: Cookingka.