No hay día de Reyes sin chocolate y Roscón, así como no hay churros sin chocolate y no hay meriendas ricas en días fríos y lluviosos como el de hoy con un buen tazón de chocolate caliente acompañando nuestro Roscón y los regalos de Reyes.

El chocolate caliente en Europa es bastante denso, espeso y fuerte. El que hacemos en casa lo aprendí de mi madre, es un tanto más suave y dulce pero que muy dulce. Nos consentía con alguna merienda y chocolate cuando teníamos algún buen chocolate de taza en casa o pasta de cacao que traíamos del pueblo cuando ibamos a la playa.

La versión europea de hoy si bien no tiene el cacao del Caribe mantiene el sabor y el cariño de siempre, de meriendas en familia y buenos ratos y abrazos con nuestra gente.

Nuestra cortita y sencilla lista de ingredientes del chocolate de hoy lleva:

  • 1 ½ litros de leche completa.
  • 1 tableta de chocolate de 200 grs.
  • 1 bote de leche condensada de 370 grs.
  • 1 cucharada de cacao puro en polvo.
  • 1 cucharada de vainilla (o una vaina de vainilla abierta al centro).
  • 1 rama de canela.
  • 1 cucharada de maicena.

Y ¿cómo lo preparamos? Pues les cuento:

  1. Llevamos la leche al fuego (medio – bajo) en una olla grande, con el chocolate en trozos, la leche condensada, la canela, vainilla y el cacao.
  2. Calentamos por una media hora mientras vamos removiendo para que no se pegue y se disuelva bien el chocolate.
  3. Sacamos un poco de nuestro chocolate a una taza pequeña, disolvemos la maicena y removemos bien hasta integrar y que no queden grumos y llevamos de vuelta a la olla nuestro chocolate con la maicena disuelta. Si ha quedado algún grumo podemos colarlo antes de llevarlo de nuevo a la olla de chocolate.
  4. Mantenemos a fuego medio por media hora más para que espese, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

Tendremos un chocolate muy dulce, espeso y no tan oscuro y denso como el que se suele tomar aquí con churros o Roscón. Podemos agregar un chorrito de ron o Baileys antes de servir si no hay peques en casa, o según el gusto de cada quien.

En casa cuando lo he preparado ha gustado tanto que no dura nada, hoy ha quedado de lujo para mojar el roscón recién horneado que tuvimos de desayuno.

Que sea un día bonito, de disfrutar en familia y repartir muchos abrazos…porque el tiempo con los nuestros siempre va a ser el mejor regalo.

¡Feliz Día de Reyes!