Después de un par de semanitas de break y viaje a Barcelona incluido estamos de vuelta. 🙂 Y además requete contenta porque tengo a mi hermano en casa después de unos cuantos años sin haber podido compartir con él. Está genial tener a su vez en casa un híbrido de pinche de cocina y catador de platos, jajaja.

Una de las cosas que tengo pendiente enseñarle las maravillas de la dieta mediterránea dentro de su plan fit de siempre, y otro gran pendiente es que me enseñe a hacer arroz, pero eso ya es otra historia, jajaja.

Hace un par de semanas intenté emular una ensalada de garbanzos que había probado hace tiempo cenando por el barrio, y hemos tenido que repetirla un par de veces hasta dar con la combinación justa de ingredientes para que no sea ni demasiado ni muy poco.

Podemos utilizar garbanzos de bote ya cocidos, o bien podemos utilizar los garbanzos secos de siempre, hidratándolos en la víspera y cociéndolos un par de horas tal como se hace siempre.

Mientras mi hermano y yo seguimos negociando quien le enseña a cocinar que a quien, les dejo los ingredientes de nuestra ensalada de hoy:

  • 400 grs de garbanzos cocidos.
  • Un aguacate grande (idealmente, de +300 grs).
  • 200 grs de tomates cherry cortados a la mitad.
  • 200 grs. de queso feta.
  • 2 o 3 puñados de hojas de espinacas picadas (en crudo).
  • 1 cebolla roja o blanca pequeña picada en brunoise.
  • Sal, pimienta, aceite de oliva virgen extra y vinagre (de jerez o de vino, no balsámico) para aderezar.
  • 1 pepino cortado en dados pequeños (opcional, sólo si vamos a consumir toda la ensalada el día de la preparación. El pepino puede reblandecerse luego de un día o dos guardado en la nevera y no es agradable).

Preparación:

  1. En un bol grande de ensalada agregamos los garbanzos cocidos y escurridos.
    Agregamos el aguacate cortado en dados, el queso feta desmigajado, los tomates lavados y cortados a la mitad, las espinacas picadas, la cebolla picada muy pequeñita.
  2. Removemos para mezclar bien y aderezamos con sal al gusto (teniendo en cuenta que el queso feta es muy salado y no queremos pasarnos), una pizca de pimienta, un buen aceite de oliva virgen extra y vinagre de jerez (o vinagre de vino).
  3. Corregimos de sal si hace falta y podemos enfriar un poco en la nevera (unos 30 min) antes de servir.

Rinde para unas 8 porciones. Podemos hacer la mitad de la receta o bien conservar la ensalada tapada en la nevera, nos puede durar perfectamente varios días pero eso si, tengamos en cuenta que el aguacate comenzará a oscurecerse.

En casa seguimos de verano, aprovechando la tregua que nos ha dado el calor, y preparando cambios geniales y muy molones para el blog. ¡Ya prontísimo los tendremos! Mientras, yo prometo seguir aprendiendo a hacer arroz, jajajajaja.

¡Feliz fin de semana al sol!¡Disfrútenlo mucho!