Por definición, un quiche es una tarta salada con una base de masa y en la que mezclamos para el relleno huevo, crema de leche, y otros ingredientes.

Es originaria de la región de Lorena en el norte de Francia, y antiguamente sólo mezclaban huevos y crema de leche sobre la base de masa. A veces se añadía algo de queso Gruyere y con el tiempo se fueron incorporando otros ingredientes.

Los ingredientes y sus posibilidades son infinitas, sólo hay que darle una vuelta a esos trozos de verduras olvidados que tenemos en la nevera, agregar quizás algo de queso o taquitos de jamón, y tendremos unas quiches de lujo para cualquier comida, cena, merienda, picnic o hasta para el desayuno.

Esta vez quise probar a preparar versiones “mini” con moldes de silicona, utilizando para la base obleas de masa para empanadillas, las de la marca “La Cocinera”.

Para los rellenos no quise complicarme mucho, pero si probar varias ideas y mezclas. Así que me pasé un par de semanas haciendo quiches para aburrir, invité a mis amigas a comer, llevé algunos a la ofi y compartimos alguna cena más en casa.

Nos quedamos con tres versiones, así que le cuento los ingredientes de cada una y la preparación.

Mini quiches de puerros y jamón.

Ingredientes para 14 – 16 quiches:

  • 1 tallo de puerro grande.
  • 1 paquete de taquitos de jamón de 75 grs.
  • 1 bote grande de queso crema (Philadelphia) de 250 – 300 grs.
  • 2 huevos frescos grandes,
  • 1 Paquete de Obleas de masa de 160 grs. (pequeño).
  • 50 ml de crema de leche.
  • Pizca de pimienta.

Preparación:

  1. Picamos el puerro en rodajas finas y lo salteamos con los taquitos de jamón a fuego medio, hasta que dore.
    Agregamos el queso crema y la leche, removemos bien para integrar.
  2. Retiramos del fuego, dejamos templar unos 10 minutos y añadimos los huevos. Batimos bien hasta tener una pasta homogénea.
  3. Colocamos una oblea de masa en cada molde de silicona, presionando la masa hacia el fondo y los bordes para darle la forma del molde. Rellenamos cada molde con dos cucharadas de nuestra mezcla de puerros y jamón.
  4. Horneamos a 180 grados por 25 – 30 minutos, hasta que cuaje la mezcla y se doren por arriba. Podemos añadir una pizca de queso parmesano arriba antes de hornear, le dará un toque crujiente y muy buen sabor.

Mini quiches de calabacín y queso feta

Ingredientes para 16 quiches:

  • 2 calabacines medianos (500 grs).
  • 200 grs de queso feta.
  • 2 huevos frescos grandes.
  • 1 paquete de obleas de masa de 160 grs.
  • Pizca de pimienta (opcional).

Preparación:

  1. Lavamos bien los calabacines, los rallamos y escurrimos sobre un colador para eliminar el exceso de agua.
  2. Mezclamos los calabacines rallados con el queso desmigado y los huevos, batimos hasta integrar. Podemos añadir una pizca de pimienta recién molida.
  3. Colocamos una oblea de masa en cada molde de silicona, presionando la masa hacia el fondo y los bordes para darle la forma del molde. Rellenamos cada molde con dos cucharadas de nuestra mezcla de calabacín y feta.
  4. Horneamos a 180 grados por 25 – 30 minutos, hasta que cuaje la mezcla y se doren por arriba.

Mini quiches de verduritas y cheddar.

Ingredientes para 16 quiches:

  • 1 bote (lata) grande de champiñones fileteados.
  • ½ pimiento rojo.
  • ½ pimiento verde.
  • 1 bote pequeño de maíz dulce en granos.
  • 2 huevos frescos grandes.
  • 150 grs de queso cheddar rallado.
  • 100 ml de crema de leche.
  • 1 paquete de obleas de masa de 160 grs.

Preparación:

  1. Salteamos a fuego medio con un poco de aceite de oliva (½ cucharada) los champiñones, maíz y pimientos cortados en brunoise, hasta ablandar bien los pimientos y secar el agua de los champiñones. Dejamos enfriar unos 10 minutos.
  2. Mezclamos aparte el queso cheddar, la crema de leche y los huevos, agregamos las verduras removiendo hasta integrar.
  3. Colocamos una oblea de masa en cada molde de silicona, presionando la masa hacia el fondo y los bordes para darle la forma del molde. Rellenamos cada molde con dos cucharadas de nuestra mezcla de queso y verduras.
  4. Horneamos a 180 grados por 35 – 40 minutos, hasta que cuaje la mezcla y se doren por arriba.

Nuestros quiches quedaron maravillosos en un almuerzo dominguero de picoteo, acompañados de ensalada y con una crema de boniato de primero. Y sobraron suficientes para mi comida del lunes, y otros tantos para compartir con mis compis de la oficina como aperitivo.

Con la misma cantidad de ingredientes y cambiando las obleas pequeñas por una masa quebrada grande, podemos hacer un quiche o tartaleta en un solo molde grande.

Como han visto son recetas muy, muy fáciles, quedan super ricas y vistosas, y es de lo más práctico que he preparado en mucho tiempo. Los ingredientes, además de ser fáciles de conseguir, son muy económicos, y podemos variarlos según lo que tengamos a mano en casa.

El frío no es excusa, esta receta estará perfecta recién hecha o en cualquier picnic más fresquitos ya cuando el sol nos acompañe. Son además el complemento perfecto para cualquiera de nuestras sopas o ensaladas.

Toca comer bien y abrigarnos para cuidarnos de tanto frío y nieve que ha caído estos días.

🙂

¡Besos y feliz fin de semana!