Post no patrocinado.

Hace un par de semanas se celebró en Madrid el Avena Week de Kolln(*), donde además de conocer y probar los productos de la marca en su Avena Bar, pudimos disfrutar de varios talleres, showcooking y eventos donde aprendimos infinitas opciones de platos con avena que podemos hacer en casa.

La avena Kolln comenzó a producirse en Alemania en 1795, en un molino tirado por caballos en el pueblo de Eimshorm. Años más tarde comenzaron a preparar galletas de avena para los pescadores, por ser más duraderas que los copos y más fáciles de tomar en altamar.

Con los años siguió creciendo y ha devenido en lo que es hoy en día, con opciones de buenísimos productos que se producen a partir de avena 100% integral. Podemos encontrar copos de avena suaves, fuertes y solubles y seis variedades de Mueslis crujientes y tradicionales.

Una opción que no conocía y me gustó mucho son los cereales crujientes de avena, en versiones natural y chocolate y compuestos por un 72% y 68% de cereales integrales respectivamente. Son bastante saciantes y combinan muy bien con yogurt y frutas para cualquier desayuno.

Durante en Avena Week tuve la suerte de poder conseguir sitio para el showcooking de Platos de Cuchara con The Gourmetillo Food Studio, donde rediseñaron tradicionales sopas, caldos y cremas siempre con la avena como ingrediente principal. La avena en todos los casos actuaba como espesante para darle cuerpo a la preparación y con la cantidad justa no alteraba para nada el sabor del plato.

Pudimos probar una Sopavena de tomate, Copo caldo de gambas, Avecrema de setas de temporada y el súper hit que me ha servido de inspiración para prepararlo en casa y fue el Leftover ramen improvisado.

Yo les voy a contar que conseguí yo en casa ese día para hacer mi Ramen, la idea no es comerse la cabeza y pasarse días buscando ingredientes, sino más bien echar mano de lo que tengamos en casa y hacer una sopa reconfortante y sencilla.

Tiempo de preparación: 30 minutos o menos.

Mis ingredientes (para 3-4 raciones):

  • 1 litro de caldo de jamón.
  • 1 pimiento verde picado en trozos pequeños.
  • 1 cebolla cortada en julianas.
  • Medio calabacín cortado en láminas finas.
  • 200 grs. de lacón (o jamón) en trozos.
  • 2 puñados de espinacas.
  • 1 cda. de copos de avena solubles o de harina de avena.
  • 75 grs. de fideos soba (un atado), o fideos finos que tengamos en casa.
  • 3 huevos hervidos por 7-8 minutos.

Preparación:

  1. Rehogamos a fuego medio el pimiento y la cebolla picados, en una olla mediana con una cucharada de aceite (un chorrito).
  2. Agregamos el caldo de jamón (o el que tengamos) y el lacón en trozos, mantenemos al fuego.
  3. Sacamos un poco de caldo en una taza pequeña, disolvemos la harina de avena en el poquitín de caldo hasta que no queden grumos. Agregamos la avena disuelta al resto del caldo mientras removemos para integrar. Si utilizamos los copos solubles nos ahorramos este paso, porque los podemos agregar directamente al caldo y remover.
  4. Añadimos los dos puñados de hojas de espinacas.
  5. Mientras, cocemos los huevos por máximo 7-8 minutos, para que no cuaje completamente la yema. Dejamos enfriar y pelamos.
  6. Retiramos la sopa del fuego, agregamos los fideos y el calabacín cortado en láminas finas (yo las hice con un pelador de patatas), para que se cocinen con el calor residual. Los fideos estarán listos en 3 o 4 minutos.
  7. Servimos en un bol, agregamos un huevo cocido cortado a la mitad a cada plato, un chorrito de salsa soja y un puntillo de picante (al gusto).

Podemos cambiar las espinacas por acelgas, brócoli o alguna otra verdura, agregar brotes de soja, champiñones, zanahoria, trozos de pollo, tofu, algún fruto seco como cacahuetes….las posibilidades son infinitas.

Más allá de seguir una receta al pie de la letra, la idea es experimentar con la avena fuera del típico porridge, smoothie o galletas. Podemos perfectamente incluirla en platos salados, agregar los crujientes de avena a una ensalada o incluso preparar una granola salada y mezclarla con cualquier sopa, crema, ensalada, dip o hummus que queramos.

La imaginación es libre, la diversión es gratis y juntar a estos dos en la cocina siempre será un buen plan.

¡Feliz semana!

 

 

(*) Los productos de Kolln los pueden conseguir en cualquier supermercado (Carrefour, El Corte Inglés, Hipercor) o en Amazon.es.