Hasta que al fin, se han escuchado mis súplicas y se consigue en el Mercadona Gelatina en polvo sin azúcar.

En otros países se vende desde hace mucho (el verano pasado compré algunas en Portugal) pero aquí apenas la vi la semana pasada en el Mercadona. Es un postre perfecto para el verano, tienen poca grasa y si conseguimos la versión sin azúcar mejor que mejor.

Hace mucho tiempo vi una receta en una caja de Jell-O que sustituye parte del líquido para disolver la gelatina por soda o refresco de limón. Probé a hacer la misma receta incluyendo frutas y luego de varios intentos fue dando buen resultado, y me convirtió en súper mega fan de la gelatina con burbujas. 🙂

La fórmula es fácil, la mitad del agua que debemos añadir a la gelatina la sustituímos por soda, refresco con gas o vino espumante dulce si queremos. En el caso de añadir fruta lo recomendable es incluir frutas que no tengan mucha agua, porque terminaríamos agregando a la gelatina más agua de la que necesita y no cuajaría bien.

Por ejemplo, agregar manzana picada o frutos rojos puede ir bien (dependiendo siempre del sabor de la gelatina). Nada de piña o sandía, albaricoque va bien con casi todo pero las ciruelas se deshacen. Fresas picadas quedan de lujo y melocotón, mango, piña, manzana o pera deshidratadas también. Nada de frutas congeladas y si son de bote (lata) hay que escurrirlas antes de agregarlas.

Antes de seguirlos mareando con ideas raras les cuento la que yo hice el fin de semana pasado y cómo la he combinado. La gelatina de frutos rojos sin azúcar que tenía en casa la compré en Pingo Doce cuando estuve en Portugal el verano pasado.

Mis ingredientes:

  • Un sobre de gelatina de fresa sin azúcar.
  • Un bote de frutos rojos en conserva, escurridos (suele haber una versión en su jugo, sin azúcares añadidos) o unos 150 – 200 grs de fruta fresca picada (cerezas, por ejemplo).
  • 250 ml de refresco de limón (Fanta Zero sin azúcar es muy buena opción).
  • 250 ml de agua caliente.

Preparación:

  1. Disolvemos la gelatina en el agua caliente con un batidor de varillas hasta que no quede ni un solo grumo.
  2. Agregamos poco a poco el refresco de limón (no de golpe porque se le iría todo el gas), y luego la fruta picada y escurrida.
  3. Podemos añadir también un puñado de arándanos secos si nos apetece.
  4. Refrigerar en un molde grande (o varios individuales) entre 4 – 8 horas.

Rendirá de 4 a 6 porciones.

Si no conseguimos gelatina sin azúcar podemos hacer la versión azucarada con refresco normal, o bien (y más sano) mezclar gelatina en polvo sin sabor con nuestro té, zumo o puré de frutas favorito, únicamente tendremos que sustituir el agua por la misma cantidad de té o zumo.

En el caso de tener niños en casa es un postre que les gustará mucho y es sanísimo. La mezcla de gelatina y frutas va bien con casi todo, luego de comer o cenar o bien de merienda cualquier tarde.

Es uno de mis postres veraniegos preferidos porque es muy fresco y además va sin azúcar, sin grasa y sin culpa. 🙂

Hoy ya toca pensar en más recetas divertidas, fáciles y veraniegas para irles dejando en el blog estos meses de sol. Así que si tienen alguna idea, sugerencia, plato que sueñen aprender a hacer, cuentenme en los comentarios y lo incluimos en nuestro calendario.

Aprovechen estos días largos, disfruten del sol, ríanse mucho, yo iré por ahí haciendo lo mismo y disfrutando las terrazas madrileñas y la comida rica y en compañía.

¡Felices días verano, todos los días!