if you can make a good poki, you’ll always make friends in Hawai’i.

Se presenta como el plato favorito de Obama, y aunque tiene algún tiempo estando de moda y petándolo en muchísimos sitios, antes de este verano no se hablaba casi nada en España del Poké hawaiano.

Yo, que quisiera llegar tan tarde a cumplir años como llego a las modas, apenas lo acabo de descubrir y por supuesto, tenía que intentar replicarlo en casa.

Poké significa “cortado transversalmente en trozos” y es un plato originario de Hawaii, que aprovecha el pescado crudo sobrante y lo mezcla marinado y cortado en trozos con una base de arroz, algas y otros ingredientes frescos, basándose siempre en la utilización de productos locales de muy buena calidad.

Antiguamente se hacía en Hawaii sólo para las comidas familiares, luau y otras celebraciones, y era también una manera de conservar el pescado crudo cuando no había refrigeración.

Además de ser parte esencial de su dieta, en Hawaii se celebra desde 1991 el Aloha Poke Contest donde se premian las cuatro principales categorías de este plato:

  • Traditional poké (con pescado crudo y otros ingredientes).
  • Cooked Poké (con pescado o mariscos cocidos).
  • Limu Poké (con alga limo en la preparación).
  • Poké with Soy Sauce (que utiliza salsa de soja para el marinado).

Tanto la influencia japonesa y de otras culturas, la creatividad, y la disponibilidad de muchísimos ingredientes y súper alimentos más allá de los de proximidad, ha modernizado este plato convirtiéndolo en lo que conocemos hoy en día.

La modernidad ha catapultado el poké como tendencia healthy-bonita-hipster-moderna y ultra fotogénica, incluyéndose en las cartas de varios restaurantes y teniendo sitios de dedicados enteramente al Poké como el Aloha Poké en Madrid, y el Poké Maolí en Barcelona.

Más que una receta cerrada es un plato perfectamente adaptable a los ingredientes que tengamos a mano en casa, además del pescado y las algas. Siempre que respetemos la máxima de utilizar ingredientes frescos y de buena calidad, podremos tunear el poké a nuestro gusto.

Prepararlo es simple, pero algo de técnica sí que se requiere. Debemos utilizar pescado de muy buena calidad y fresco, que haya estado previamente congelado para eliminar cualquier posible bacteria.

La sal es un básico tanto para potenciar sabor como para conservar el pescado, y tambíen debemos cuidar el tiempo de marinado y sus ingredientes, no queremos el pescado sobre condimentado ni sobre cocido.

Nuestros ingredientes de hoy:

  • 300 grs atún fresco y cortado en dados de 1 x 1 cm.
  • 200 grs de quinoa cocida o arroz para ensaladas.
  • 1 Aguacate mediano.
  • 4-6 rábanos pequeños.
  • 10-12 tomates cherry.
  • ½ pimiento rojo.
  • 2 puñados (unos 50 grs) de edamame cocido.
  • 1 cebolla roja.
  • 2 cdas de Cilantro fresco picado.

Para el marinado:

  • Cacahuetes salados.
  • Aceite de sésamo.
  • Jengibre fresco rallado.
  • Cebollino.
  • Salsa de soja.
  • Miel.
  • Paprika o pimentón picante.
  • Sésamo blanco y negro para adornar.

Preparación:

  1. Preparamos la quinoa o el arroz de acuerdo a las instrucciones del empaque. Yo utilicé quinoa roja y por cada parte de quinua agregué una parte de agua y una de caldo de pescado para potenciar el sabor.
  2. Cocer la quinoa a fuego medio alto por 20 min aproximadamente. Sabremos que está lista cuando se abre el grano, retiramos del fuego y dejamos reposar hasta enfriar.
  3. Marinamos el pescado con el aceite de sésamo, cacahuetes picados, cebollino, jengibre, salsa soja, miel y una pizca de paprika o pimentón picante. Dejamos reposar unos 20 o 30 min.
  4. Preparamos el resto de los ingredientes a utilizar:
    • Cortamos la cebolla roja en julianas muy finas.
    • Lavamos y cortamos el pimiento en brunoise.
    • El aguacate en dados pequeños o láminas muy finas (½ cm max.)
    • Lavamos y cortamos el tomate cherry a la mitad.
    • Pelamos y cortamos en pepino y los rábanos en láminas muy finas,
  5. Para armar el plato:
    • Colocamos en la base X cucharadas de arroz o quinoa cocida y fría.
    • Seguimos con dos o tres cucharadas de aguacate picado, un poco de rábano picado, una cucharada de pimiento picado, un poco de cebolla roja en julianas, unos 5 o 6 tomates cherry cortados, y rociamos con unas dos cucharadas de cilantro picado.
    • Encima o en el centro si nos ha quedado sitio, agregamos el pescado marinado.
    • Adornamos con semillas de sésamo para

Disfrutamos con un buen vino blanco fresco y seco o una cerveza muy fría.

Recomiendo preparar sólo la cantidad que vayamos a consumir, las cantidades de la receta dan para unas dos o tres porciones completas. No cuesta nada hacer otro poco cuando nos apetezca, no es recomendable guardar el pescado crudo después de marinado porque al poco tiempo estará sobre cocido, pierde frescura y cambia mucho el sabor.

Me encanta preparar platos con historia y descubrir maravillas como el poké a mis amigos y familia. Aunque hace tiempo que mis amigos y mi cocina son casi uno solo, el poké o cualquier otro plato siempre serán buena excusa para que me acompañen a cenar a casa.

Lo bueno es que siempre vienen dispuestos a probar cosas nuevas y hasta lavar todos los platos que ensucio mientras cocino.

¡Feliz Domingo!

 

Fuentes:

The Waimea Gazette: Poke, Hawai’i’s “Numbah One” Choice. 

El Comidista: Más barato que el sushi, más completo que la ensalada. 

Gastronosfera: Poke, una delicia hawaiana prácticamente desconocida.