Frío, lluvia y nieve. Esas tres razones que hacen que lo único que queramos sea quedarnos en casa y tomar cremas y sopas muy calientes.

Aún cuando a mi en invierno también me da por ensaladas, tengo días pensando en como darle la vuelta a las versiones de sopas y cremas que hago para los días de frío. Aunque me gustan, siempre busco la mínima oportunidad para variar y probar sabores nuevos.

El viernes pasado mientras nos disponíamos a catar cervezas, le comento a Maru que mis planes para el fin de semana iban de hacer la compra, cocinar, descansar, y hacer alguna sopa nueva pero ni idea de cual. Así que a Maru con su creatividad infinita se le ocurrió que los guisantes eran una buena idea, por ricos, baratos, fáciles de conseguir y resultones. ¿Y por qué no le pones manzana?.

Así pues en mi planazo-tour de Mercados de fin de semana me hice con los ingredientes, y al revisar recetas en internet para no fusilarme nada me di cuenta que hay muchas cremas frías de verano con exactamente esa combinación: guisantes y manzana. Pensé que lo mejor sería utilizar la misma base de otras cremas que hago (heredada de mi madre querida) y cambiar uno que otro detalle para realzar el sabor.

Así llega la hora de contarles…

Raciones: 6-8 personas.

Tiempo de preparación: 40 minutos.

Mis ingredientes de hoy:

  • 750 grs de guisantes congelados.
  • 3 manzanas reineta.
  • 2 cebolletas (completas, incluyendo la parte verde).
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 lt. de caldo de pollo.
  • 1 taza de yogurt griego natural (sin azúcar).
  • ½ cdta. de sal.
  • 4-5 hojas de albahaca picadas.

Preparación:

  1. Pelamos y picamos los dientes de ajo en rodajas, las cebolletas en julianas, y la parte verde en rodajas finas. Pelamos y descorazonamos las manzanas y las picamos en cuartos.
  2. Salteamos a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva las cebolletas, ajos y manzanas, hasta dorar bien la cebolla.
  3. Agregamos los guisantes congelados y salteamos con el resto de los ingredientes unos diez minutos.
  4. Añadimos luego con el litro de caldo y la sal. Dejamos al fuego una media hora, hasta que los guisantes y las manzanas comiencen a deshacerse
  5. Retiramos del fuego, agregamos el yogurt, la albahaca y batimos con el minipimer (turmix) hasta que tengamos una crema homogénea y sin grumos.

Podemos pasar por un chino (colador) para eliminar los trozos más grandes de guisantes, pero yo prefiero dejarla tal cual, no me molestan nada los tropezones en la crema. Para servir podemos agregar un chorrito de aceite de oliva, una pizca de pimienta y algo más de yogurt (una cucharada estaría bien).

Se conserva perfectamente en la nevera por varios días, podemos incluso congelarla e ir sacando las porciones que vayamos a consumir, o podemos hacer sólo la mitad de la receta si queremos un poco menos.

Aprovechemos que los guisantes los conseguimos en cualquier supermercado, las manzanas reinetas están de temporada y son de lo más rico que hay, y el resto de los ingredientes son cosas que todos solemos tener casi siempre en casa.

Sigamos amando y odiando el frío y disfrutando la nieve que nos visita cada mil años en Madrid. 🙂 Nos vemos en unos días.

¡Un abrazo!