Soy de las que lee los libros de cocina, de los antiguos de papel.

Más allá de las recetas, estos libros cuentan con información valiosa y tips bastante útiles a la hora de cocinar, que puede que sean cosas muy obvias pero que no siempre ponemos en práctica.

Así que decidí recopilar la información de algunos de mis libros y de las webs que suelo consultar, ajustarla, aderezarla y resumir en un listado 20 tips cocinísticos importantísimos que nunca está de más recordar.

Comenzamos…

  1. Antes de cocinar lee la receta dos veces, de arriba a abajo.

Repasa y comprueba que tienes todos los ingredientes, y que conoces la preparación y técnicas a utilizar. Lo de ir por la mitad de la preparación y recordar que tenías que haber picado una cebolla, remojar los garbanzos ocho horas o poner sólo la carne de cangrejo y no el bicho entero…¡fatal! Se te pasará el arroz, se te pasará la pasta y se te pasará la vida mientras terminas.

via GIPHY

  1. ¿Qué resultado esperas?

Seamos realistas y conozcamos nuestros límites a la hora de cocinar. Yo jamás me marcaría un risotto si tengo invitados a cenar, sería un gran desastre. Eso sí, les regalaría un Asado Negro que siempre me queda ¡que te mueres de rico!

  1. Si cocinas para una comida importante, mejor no probar una nueva receta o un nuevo ingrediente.

Hay recetas que necesitan muchos ensayos para que nos queden bien, hay otras que salen bien a la primera. Si no sabemos usar la cúrcuma, o la pimienta o cuanto curry o jengibre tolera el plato, mejor probar en casa sin agobios hasta que bordemos el plato y pueda compartirse.

via GIPHY

  1. Tus invitados. ¿Tienen alguna alergia? ¿Intolerancia? ¿Son veganos, vegetarianos o hay algo que no probarían por nada del mundo?

Podemos liarla y mucho si le servimos a un intolerante al gluten un pan de jamón, o le damos a un alérgico a los mariscos un ceviche con gambas. Si no queremos terminar en Urgencias, esto es algo que hay que tener muy en cuenta. ¡Ah! Y los ingleses no comen conejo, de nada.

via GIPHY

  1. Organízate.

Mise en place es un término francés que se utiliza en cocina y significa “puesto en el lugar”. Organiza y ordena todos los ingredientes, pesa, mide, pica, muele y ten todo a mano. Comprueba que tienes todos los utensilios que necesitas.
Despeja el espacio que necesitas para cocinar. Seamos eficientes. Esto se traduce en menos estrés mientras cocinamos y augura un mejor resultado.

via GIPHY

  1. Adelanta lo que puedas.

Si voy a hacer pabellón criollo un domingo, la noche antes dejo remojando las caraotas, pico todas las verduras del aliño y las guardo tapadas en la nevera. Cuezo la carne, la dejo mechada y aparte el aliño picado y tapado en la nevera. Esto hace que me ahorre un par de horas de cocinada al día siguiente, que -en mi caso- me vendrían perfectas para hacer el postre.

  1. La receta es una guía, no una biblia escrita por un dictador.

Aún así, a la hora de arriesgar que sea lo justo y utilizando el sentido común. Al preparar sobre todo platos salados, cambiar el agua por caldo en un arroz, poner a una carne más o menos comino o algo más de paprika, no harán gran diferencia y siempre se puede ajustar según el gusto de los comensales.
Eso sí, si lleva una “pizca” de pimienta no agreguemos dos cucharadas porque no habrá dios que se lo coma. Bueno el cilantro pero no tanto dice mi padre.

via GIPHY

  1. Ingredientes de calidad hacen comida de calidad.

Si queremos hacer una ensalada de salmón, no cambiemos el salmón por surimi. Si el plan es un tartar de atún, no pillemos pescado congelado del supermercado, vayamos a la pescadería y gastemos lo que toque en un buen pescado fresco. Si nuestro plato lleva un buen queso curado o parmesano reggiano, pues vamos a por el queso y no compremos el “polvo sabor a queso” indescifrable de la marca blanca del súper.

  1. Ve al Mercado, pasea, conversa, compra, pregunta.

Mejor el Mercado de tu barrio que el supermercado, siempre. Conseguirás productos mucho más frescos, de mejor sabor, y en muchísimas ocasiones con una diferencia de precio notable a tu favor.
Además, los tenderos del Mercado son una grandísima fuente de información, siempre sabrán recomendarte lo mejor de lo que tienen y si corres con suerte, lo mismo te vuelves a casa con alguna de sus recetas secretas y maravillosas.

  1. Fumar altera tu sentido del gusto para mal.

Por favor no lo hagas mientras cocinas. No se trata de una prohibición talibana, sino de evitar que termines poniendo sal para un batallón o especias para un país entero a un plato.

via GIPHY

  1. Prueba. Antes, durante y después.

Por más que hayamos hecho un plato mil veces, siempre se recomienda probar después de agregar cada ingrediente.
Así sabremos que ni le sobra ni le falta, que tiene el sabor justo y también buen balance. No se trata de habernos comido la mitad de todo mientras cocinamos, pero probar, sólo un poco, nunca es mal plan.

via GIPHY

  1. No estará listo antes si llenamos la olla hasta el borde o la sartén a tope.

Las ollas y las sartenes tienen una capacidad límite por algo. Si no queremos que nos explote la olla exprés o que termine la mitad de la preparación derramada sobre la vitrocerámica, tenemos que hacer caso a este punto para no provocar una catástrofe.

via GIPHY

  1. Ingredientes a temperatura ambiente.

Los tiempos de cocción no son iguales nunca para un pescado semi congelado, en comparación con uno que tenemos a temperatura ambiente. Y así con todo.
También en pastelería, siempre tendremos mejor resultado si un rato antes de cocinar sacamos todo de la nevera y dejamos que se “temple” a la temperatura ambiente.

  1. La pastelería es una ciencia en la que la precisión se agradece.

Si un bizcocho lleva 200 grs. de harina y agregamos 300 porque “anda, seguro que no pasa nada”, tendremos al final una piedra con la que romper una ventana. Si hacemos pan y no usamos levadura porque “qué más da”, pues no será pan lo que tendremos.
Y así podría seguir nombrando mis tropecientos fracasos estrepitosos las veces que creí saber más que los pasteleros de Le Cordon Bleu.

via GIPHY

  1. No tires las sobras.

Los restos de queso parmesano que se endurecen le dan un gustazo a los caldos que no veas, al igual que un hueso de jamón (o de pernil) potencian un cocido o una salsa, o que las hojas del puerro hacen la gloria con un consomé.
Mi Ramen, un buen ejemplo de unir sobras.

  1. Ve limpiando a medida que cocinas, evita el desastre.

Y aquí reconozco que lo mejor es tener alguien que te eche una mano mientras cocinas.
Pero si no, intenta que el desastre no sea generalizado y ve lavando platos y utensilios a medida que avanzas. Dejarlo todo para limpiar al terminar es un mito, todos sabemos que nos dará más pereza y quedarán sucios hasta el día siguiente.

via GIPHY

  1. Y cuidado con el lavavajillas.

Tablas y utensilios de madera, sartenes antiadherentes, copas de cristal, utensilios plásticos con dibujos o medidas impresos. Restos de comida. Algunos cuchillos grandes y muy afilados. Si no quieres cargarte tus cacharros y el lavavajillas, pues estas cositas mejor a mano.

via GIPHY

  1. Equipa tu cocina y cuídala, invierte en ella.

Hacemos mucho más con un buen cuchillo de chef que con un cuchillo cualquiera barato, nos durará la eternidad si lo cuidamos y no se romperá en dos días.
Buenas tablas de cortar, sartenes de verdad, tijeras de cocina, buenos utensilios de madera, espátulas o dedos de goma para remover. Una balanza digital de cocina. Un BUEN delantal.
No lo creas un gasto innecesario, es más bien una compra a conciencia. Son cosas a las que le sacarás mucho provecho y utilizarás día sí y día también cuando cocinas. Es una inversión que valdrá mucho la pena.

via GIPHY

  1. No te olvides de la emoción…Disfruta y cocina, simplemente hazlo.

Si te aburre cocinar o lo haces por obligación, se notará tu aburrimiento en el plato y hasta tu mismo te cansaras de comer siempre igual. Si vamos a cocinar que sea con gusto y ganas, y si vamos a comer que sea bien.

via GIPHY

  1. Forget el postureo, siempre habrá tiempo para instagramear después.

Reconozco que yo también soy una de las que va contando la vida por Instagram, pero podemos olvidarnos de nuestra fase Instagramer por un rato, concentrarnos en ese aquí y ahora y disfrutar el momento presente.
Para mi la cocina es pasión, diversión, disfrute, y me relaja un montón a cualquier hora y cualquier día.
Entiendo que para otros no sea lo mismo, pero yo lo hago encantada de la vida y no permito que nada ni nadie me robe mi momento. Lo admito, en eso soy egoísta.

via GIPHY

Ahora te pido que cierres los ojos, recuerdes y me cuentes… ¿qué es para ti la cocina? ¿Algún recuerdo o momento memorable cocinando en casa? ¿Y esos fracasos terribles o platos con los que casi envenenamos a todos? 🙂

Recordemos todas esas cosas, que de seguro de cara a Navidad nos da ideas además de echarnos unas buenas risas.

Mientras, yo me escapo de nuevo a hacer hallacas y los leeré a la vuelta.

¡Feliz y muy largo puente y fin de semana!

 

Fuentes:
Ultimate Home Cooking, Gordon Ramsay.
Cocina completa, Le Cordon Bleu.
Goodtoknow.co.uk: Jamie Oliver Cooking Tips.
Foodnetwork.com: 100 greatest cooking tips of all times.
Eatingwell.com: 12 tips to think like a Chef.
Lifehacker.com: 20 time saving cooking tips from chef and food experts.
Stayathomemum.com.au: 20 cooking tips from chef and veteran cooks.